Apetitoso Cheesecake de Fresas

Cheesecake de Fresas

Resultado de imagen para cheesecake de fresas

Ingredientes:

• 14 plantillas (bizcochos de soletilla, melindros, lady fingers o savoiardi) o 1 paquete galletas tipo Maria.
• 60 gr. de mantequilla derretida
• 4 aros para emplatar de aprox. 8 cm.
• papel antiadherente para hornos

Ingredientes para el relleno:

• 250 gr. de queso Quark tipo alemán o queso crema tipo Philadelphia, preferiblemente bajo en grasas
• 250 gr. de fresas limpias + 4 fresas completas adicionales para decorar
• 1 sobre de azúcar vainillado o una cucharadita
de extracto o esencia de vainilla
• 2 cucharadas rebosadas de azúcar
• 4 láminas de gelatina sin sabor + 1 lámina adi-
cional para preparar la decoración (el tipo de
gelatina que nosotros utilizamos equivale a:
12 láminas = 20 gr., que gelifican 1 litro)
• 1 taza de agua a temperatura ambiente para
ablandar la gelatina
• 100 ml. de nata líquida para montar o batir

Preparación de los aros:

Corta el papel en cuadrados de 4-5 cm. más grandes que los aros. Pon un aro en el centro de un cuadrado y comienza a torcer y a curvar el papel alrededor del aro. Trata de hacerlo bien apretado y ajustado. Cuando llegues al final, deja un pedacito un poquito más largo y
lo pegas con cinta adhesiva.

 

Preparación de la base:

Derrite la mantequilla en el microondas. Tritura las plantillas con la ayuda de una picatodo o una licuadora. Una opción muy buena es meter las plantillas o galletas en una bolsa plástica para alimentos, cerrarla bien y pasarle un rodillo por encima hasta que veas que las galletas están hechas migas.

Mezcla las plantillas desmigajadas y la mantequilla derretida. Vierte la mezcla de galletas dentro de los aros y con
la ayuda de un vaso, las aplastas de manera que cubras todo el fondo. En este caso no necesitaremos cubrir las paredes de los aros. Reserva aparte.

Preparación del relleno:

En un recipiente pequeño, remoja 4 láminas de gelatina en agua hasta que esponjen y ablanden. Limpia las fresas y las colocas en una ollita. Calienta a fuego lento las fresas junto con el azúcar y la vainilla hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Con la ayuda de una batidora o licuadora de brazo, tritura las fresas hasta que obtengas un puré y lo devuelves a la ollita. Reserva unas 10-12 cucharadas en un recipiente aparte, para luego preparar la decoración. Exprime la gelatina, la añades al puré de fresas todavía caliente, remueves bien hasta que la gelatina se disuelva por completo.

Monta la nata líquida con la ayuda de una batidora eléctrica para tortas. Reserva aparte. Bate el queso hasta que esté homogéneo, luego incorpora parte del queso al puré de fresas. Es importante que lo hagas de esta manera, para que la mezcla se vaya temperando lentamente. Si agregas el puré de fresas caliente a la mezcla, la gelatina se endurece de inmediato y se formarán grumos. Finalmente, con la ayuda de una espátula, agrega la nata montada en tres tandas y mezcla con movimientos envolventes. Debe quedar una masa homogénea y ligera. Vierte la mezcla sobre la base de galletas, esparce y nivela la superficie. Cuida de no llenar los aros completamente, para tener luego espacio para hacer la decoración. Lleva a la nevera por 4 a 6 horas para que endurezcan.

Para la decoración:

Remoja la lámina de gelatina que te queda en agua hasta que esponje y ablande. Entibia un poco el puré de fresas que tienes reservado, añade la gelatina remojada y mezclas bien hasta disolverla. Cuida de que no te queden grumos. Reparte la mezcla entre los 4 aros, nivelas bien la superficie y los llevas nuevamente a la nevera hasta el momento deservirlos.

 

Aqui les dejo otra forma sencilla de hacerlo!

 

Fuente:

www.amantesdelacocina.com